¿En qué se diferencia una reforma y una rehabilitación de una vivienda?

¿En qué se diferencia una reforma y una rehabilitación de una vivienda?

21/12/2018

Los términos técnicos a menudo se utilizan erróneamente. Es normal cuando en el lenguaje popular se les ha dado durante un largo tiempo un significado que no se ajusta al que tienen en realidad. Encontramos este problema con los conceptos reforma y rehabilitación, que ya de por sí son términos difíciles de diferenciar.

A los expertos más experimentados y a los miembros del colegio profesional también les resulta un tanto complicado hacer una distinción precisa entre ambas palabras. Es totalmente comprensible, por lo tanto, oír expresiones en nuestro día a día donde se utilizan indistintamente los dos conceptos para explicar lo mismo.

En este artículo, intentaremos arrojar un poco de luz en la diferenciación de rehabilitación o reforma de una vivienda. ¿Empezamos?

La reforma o rehabilitación de una vivienda

 

Obra

 

Antes de abordar la diferenciación entre reforma o rehabilitación, primero debemos tener presente los diferentes tipos de obra:

  • Obra de nueva planta: es una obra que ocasiona un nuevo edificio independientemente si con anterioridad ha habido una demolición o no.
  • Obra de rehabilitación: obra mayor que no supone la construcción de un edificio nuevo, sino que utiliza elementos ya construidos sin tener en cuenta si ha habido demoliciones parciales. En este segundo grupo, encontramos las obras por ampliación (incorporación de elementos estructurales con el objetivo de aumentar la superficie construida) o las obras de reforma o restauración (cuando la superficie construida no sufre variaciones, pero el edificio sí; nos referimos a modificaciones que repercuten a algún elemento estructural.

Esta aproximación al concepto “obra” que se recoge en las licencias nos deja entrever que las obras de reforma se incluyen dentro de las obras de rehabilitación.  Pero sigamos desentrañando esta problemática acercándonos más a los términos en cuestión.

 

Rehabilitación

 

Entendemos por obras de rehabilitación aquellas que tienen por objetivo la consecución de determinados resultados: adecuación estructural, adecuación funcional o remodelación de un edificio con viviendas que pretenda modificar la superficie destinada a la vivienda o alterar el número de estas. Con rehabilitación integral nos referimos a una obra que tiene como objetivo los tres anteriores puntos descritos.

 

Reforma

 

Tras estas definiciones, podemos concluir que una reforma viene a referirse a obras de pequeña envergadura: podemos hablar de reformas en un baño, reformas en una cocina o reformas en una habitación. En cambio, cuando hablamos de “rehabilitar” debemos entender que son obras de envergadura y que afectan a casi todo el inmueble. Por eso, no tienen sentido expresiones como “Tengo que rehabilitar mi cocina este verano” o “Este fin de semana me rehabilitan el dormitorio principal”, pero contrariamente sí podemos decir “Me gustaría rehabilitar la casa en ruinas de mis abuelos”.

Por suerte o por desgracia, la rehabilitación de una vivienda va mucho más allá de debates lingüísticos. Si tienes algún proyecto en mente, no importa si lo llamas reforma o rehabilitación, no dudes en contactar con profesionales que pueden a acondicionar tu vivienda a la perfección. En Adapta Reformas te estamos esperando.

 

Contacta con nosotros para renovar tu vivienda

¿En qué se diferencia una reforma y una rehabilitación de una vivienda?
5 (100%) 1 vote