Reforma tu tienda a tu gusto ¡y al de tus clientes!

Reforma tu tienda a tu gusto ¡y al de tus clientes!

13/05/2020

Un interior llamativo y con carácter no solo muestra el gusto de quien lleva el negocio, también sirve para captar la atención de los potenciales clientes y hacer que se identifiquen con el estilo.

Para atraer al público general, lo ideal es apostar por las últimas tendencias, que acaparan la atención resultan agradables a la vista. Un claro ejemplo es el diseño nórdico, que se caracteriza por el uso de colores neutros y la abundancia del blanco además de un gran protagonismo de la madera.

Sin embargo, es posible que ya te hayas cansado de interiores que parecen sacados de un catálogo y que se reproducen en la mitad de los pequeños negocios pero tampoco estás por la labor de reformas en la tienda. En ese caso la clave está en incorporar elementos que muestren el estilo de vida al que se aspira vendiendo cierto tipo de productos. Digamos que la mercancía y el interior de la tienda tienen que ir en consonancia. Por ejemplo, si tienes una tienda de ropa vintage lo suyo es que emplees elementos y muebles de décadas pasadas.

Para captar la atención de los viandantes, imagina el interior del negocio con un ojo puesto en el futuro, en las tendencias. Si tienes una reforma pendiente fíjate en el color del año de Pantone, que este 2020 es el Classic Blue. No es necesario que cambies todo el mobilario por uno de ese tono, pero sí conviene que incorpores elementos en esos tonos, pueden ser marcos en las paredes o incluso lámparas. Cada año puedes variar esos elementos en función del color que se escoja. Claro está que cualquier objeto que decidas poner tiene que adaptarse a tu gusto y al de tu clientela, sin necesidad de hacer reformas integrales.

Las tendencias que llegan en decoración de interiores de locales

Esta última década ha estado marcada por el minimalismo en decoración de interiores, así que haz todo lo contrario: estampados grandes, realces en las paredes y techos con carácter. Empapela la pared que se ve desde la entrada con papel pintado de colores y formas llamativas, sobre todo si el resto del interior es bastante plano. Si no eres fan de las texturas, piensa en una pintura de un color vivo: un naranja, un coral o un amarillo, entre otros.

No tengas miedo a abandonar el blanco porque las maderas y las superficies oscuras son tendencia. Y no es que tengas que convertir el interior de tu negocio en una cueva, pero puedes jugar más con el negro y el contraste que hace con elementos claros o coloridos. Si te da miedo atreverte con el negro puedes probar con marrones chocolate, grises oscuros, etc.

Por otro lado, todo lo que tiene que ver con oriente y lo exótico, funciona. Es el caso del estilo japandi, que ha llegado para quedarse. Consiste en introducir toques de color y elementos orientales en interiores que van en consonancia con la tendencias que trajo consigo la decoración nórdica. Si en su momento optaste por escoger este tipo de interior para tu negocio, introduce detalles que trasladen al cliente a donde desees, no necesariamente a Japón.

La clave está en encontrar el equilibrio entre lo que te gusta y la moda visual, de estilismo, tipografías y tonalidades, todas tan importantes en decoración de interiores. No es necesario incorporar todo lo mencionado, ni mucho menos. Conviene imaginar un entorno que resulte agradable y con carácter.

Reforma tu tienda a tu gusto ¡y al de tus clientes!
Valora este artículo