Certificado de eficiencia energética: reformar la casa para una calificación A

Certificado de eficiencia energética: reformar la casa para una calificación A

25/02/2016

Son varios los motivos por el cual nos planteamos reformar la casa: cambiar de aires, adaptarla a nuevas necesidades, ampliar o reducir estancias… un largo etcétera de posibilidades se descubre a la hora de abordar obras en el ambiente doméstico pero, ¿Habías pensado en realizar reformas en el hogar para tener una mejor calificación energética? En el siguiente artículo os desvelamos las ventajas de obtener el certificado de eficiencia energética A, la máxima calificación a la que se puede optar.

¿En qué consiste una calificación A?

La calificación A+ es la máxima nota que la calificación energética (obligatoria desde 2013 para cualquier contrato que se estipule referente a una vivienda) puede otorgar a una vivienda, en una escala que va desde la A hasta la F. Siendo las letras A, B y C indicadores de un consumo energético bajo o casi nulo. Por el contrario, la calificación F y G indican un consumo elevado o por encima de la media, que como podéis deducir, se sitúa entre las letras D y E.

Una calificación A  por otra parte se traduce en un consumo y gasto energético considerablemente menor al de la media y por tanto, suponiendo un ahorro importante en las facturas de los servicios de luz y gas además de garantizar un ambiente confortable en todas las estancias de la casa.

Reformar la casa para unas óptimas condiciones para recibir el certificado de eficiencia energética

¿Cómo obtener una calificación A al reformar la casa?

Que la media dentro del parámetro estipulado se sitúe en la letra D y E (aunque con una mayor tendencia hacia la parte baja de la clasificación) denota que las construcciones en España no han seguido hasta ahora modelos energéticos sostenibles que la hagan destacar. Por ello, son muchos los trabajos de reforma que podemos realizar para aumentar notablemente la calificación o incluso alcanzar la deseada calificación A, siempre gracias a un estudio previo de arquitectos especialistas e interioristas que aseguren que los trabajos a realizar responden a criterios eficientes sin que ello perjudique a otros factores como el diseño y la practicidad:

  • Materiales de primeras calidades que sirvan de aislante térmico: la fuga del frío o del calor de una vivienda es la principal razón de gasto energético. Una buena instalación hermética tanto en paredes, ventanas o cualquier posible punto de fuga incrementa la eficiencia de la propiedad.
  • Climatización de vivienda: aparatos de aire acondicionado efectivos o calderas y radiadores estratégicamente instalados son claves para mantener una temperatura agradable sin aumentar el gasto. Técnicas como el suelo radiante, la domótica o el aire acondicionado por conducto son otras de las ayudas en este sentido.
  • Buena orientación de la vivienda: obviamente no vas a poder cambiar la orientación de tu propiedad con una reforma, pero sí que puedes potenciar mediante ella los puntos y focos donde se obtenga una mayor iluminación natural, haciendo más “habitables” estos rincones.
  • Mejora de las instalaciones: un menor consumo eléctrico no sólo se consigue cambiando bombillas tradicionales por leds. Un sistema de racionalización de consumo perfectamente certificado es un buen ejemplo de lo que una buena instalación eléctrica puede ofrecer a tu hogar.

¿Por qué debo reformar la casa para una calificación A?

Una calificación A tiene notables ventajas que van más allá del ya de por sí considerable ahorro energético:

  • Aumenta el valor de la propiedad: la obligatoriedad de tener que ofrecer a los posibles nuevos inquilinos el certificado de eficiencia energética no responde a un mero trámite burocrático más. Ésta información es de importancia a la hora de valorar las posibilidades de compra/alquiler de un piso, ya que nos da información de antemano sobre los sobrecostes o ahorro que notaremos en las facturas cada mes.
  • Potencia las posibilidades de la vivienda: una calificación A no sólo significa que la casa es energéticamente eficiente, sino también que la casa responde a las necesidades básicas de confort energético (iluminación, temperatura…) de manera excelente: ahorro y comodidad asegurada.
  • Anticipa futuras necesidades: existe una firme intención de que a corto plazo, todas o casi todas las viviendas estén dentro de una calificación “alta” (se habla de 2020 como punto de partida), lo que significa que lo que hoy es una recomendación, en el futuro no muy lejano se convierta en una obligatoriedad. ¿Para qué esperar a la llegada de ese punto? Cuanto antes disfrutemos de sus ventajas, mejor.
  • Posibilita la concesión de ayudas: en relación a la intención de que en un futuro todos los edificios sean energéticamente sostenibles, el Gobierno a través de sus distintas administraciones lleva años poniendo en marcha todo tipo de ayudas y subvenciones para aquellos que deseen mejorar la calificación, así como otorgando ventajas económicas y fiscales a aquellos que obtengan la A.

Desde Adapta Reformas, no sólo ponemos en marcha la reforma de tu hogar que no sólo te resulte funcional, diseñada específicamente a tu gusto y necesidades y con una perspectiva eficiente y ecológica, sino que además facilitamos y nos encargamos de todos los aspectos que conllevan la expedición y certificación de eficiencia energética, así como otros documentos como la cédula de habitabilidad. ¡No esperes más para vivir de forma eficiente!

Adapta Reformas: tus reformas en Barcelona

 

Certificado de eficiencia energética: reformar la casa para una calificación A
Valora este artículo