Reformar el baño: tendencias en duchas de obra

Reformar el baño: tendencias en duchas de obra

13/05/2019

Las estancias de la casa que más uso reciben acostumbran a ser un imán de tendencias. Las personas que se han decidido a reformar un cuarto de baño bien lo pueden certificar. Las tendencias en estos espacios van y vienen, principalmente porque nuestros hábitos también cambian y los espacios se transforman.

Un ejemplo paradigmático de ello son las duchas de obra. Hace algún tiempo no tenían ningún tipo de protagonismo en el rediseño de nuevos espacios, no obstante, en los últimos años se han convertido en una absoluta tendencia.

Te preguntarás: ¿Por qué las duchas de obra se han posicionado como una opción predilecta? Pues por diversos motivos. Como suele ser costumbre, la comodidad es el principal. Este diseño elimina el tradicional plato de ducha, cerramiento incluido, por lo que no presenta ningún bordillo o escalón, una cuestión de gran utilidad para personas mayores o con problemas de movilidad.

El mantenimiento es otro de los beneficios. El hecho de no tener mamparas abatibles con pequeños rincones o piezas donde se puede acumular la suciedad permite que se pueda limpiar con más facilidad.  Y contrariamente a lo que se pueda pensar, se puede sacar mucho partido al diseño: podemos dar una continuidad visual para configurar un espacio atractivo y moderno.

Eso sí, a la hora de instalar una ducha de obra es necesario tener presente determinados aspectos. Como, por ejemplo, un buen sistema de aislamiento e impermeabilización de la zona para evitar que en el futuro puedan aparecer problemas de humedades o filtraciones. Por este motivo es importante la instalación de una pendiente de como mínimo el 2% aproximadamente.

Asimismo, es crucial asegurarse de que el revestimiento utilizado para la superficie de la ducha es antideslizante, para reducir el riego de caídas, resbalones o tropiezos.

 

Consejos para una ducha de obra a la hora de reformar el baño

 

El suelo continuo es la alternativa más elegante. Consiste en utilizar el mismo suelo para todo el baño, incluido el de la ducha. Así conseguimos eliminar prácticamente la distinción del espacio de la ducha, aunque en algunos casos se puede valorar delimitarlo por una mampara de cristal. En cualquier caso, el efecto visual que se puede conseguir es fascinante. Los desagües que se pueden emplear en este caso son tanto en línea como redondos.

En este tipo de instalaciones cada detalle cuenta porque cumple una función concreta. Una ducha de obra suele estar hecha a medida, por lo que se ajusta perfectamente a nuestras necesidades optimizando el espacio. En los baños pequeños, este tipo de obras son una gran alternativa para asegurar que el espacio que tenemos lo aprovechamos bien.

El límite de las duchas de obra es que no hay límite. La imaginación es nuestro perfecto aliado a la hora de elegir el diseño que más nos convenza. Los materiales, los elementos de cierre, los efectos visuales, la combinación de diferentes recursos… Tenemos posibilidades infinitas para acabar creando un espacio que transmita lo que deseemos. Si algo caracteriza a las duchas de obras es su gran resultado estético.

¿Estás pensando en reformar tu baño? No tiene por qué ser un procedimiento complicado. En Adapta Reformas tenemos una larga experiencia en abordar este tipo de reformas. Si quieres un buen resultado, elige un buen equipo profesional.

 

Contacta con nosotros para renovar tu vivienda

Reformar el baño: tendencias en duchas de obra
5 (100%) 3 votes